Castillo de Olite

Érase una vez un Reyno llamado Navarra cuyos pobladores, mayoritariamente agricultores y ganaderos, habitaban en pequeñas aldeas. Su situación fronteriza, hizo que los sucesivos reyes medievales se consagraran a la construcción de plazas-fortaleza, recintos amurallados, atalayas y castillos. De norte a sur y de este a oeste, Navarra desplegó su defensa a base de fosos, matacanes, saeteras, garitas y puentes levadizos.
A pesar de contar con más de un centenar de bastiones defensivos, Navarra fue perdiendo sus fortificaciones poco a poco. Pero algunos de estos castillos y fortalezas resistieron el paso del tiempo y los avatares de la historia, y han llegado, por suerte, hasta nuestros días.

Castillo de Amaiur
Torre de Donamaria
Castillo de Cortes
Castillo de Javier
Castillo de Marcilla
Castillo de Monjardín
Castillo de Olite
Cerco de Artajona
Despoblado de Rada
Mostrar más
Copyright: Castillosdisanti.com
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now