Castillo de Berlanga de Duero

Son muy escasos los vestigios de las etapas romana y visigoda que conocemos en el término de Soria y generalmente se trata de materiales descontextualizados por lo que, arqueológicamente se afirma que la población Soria como entidad no surge hasta su etapa medieval. Es dudoso que Soria existiera como núcleo poblacional hasta que, en 1119, surge como tal debido al rey aragonés Alfonso I “el Batallador” apoyando la puebla con el Fuero Breve. Es entonces cuando comienzan a establecerse gentes provenientes de diferentes lugares de lo que sería la Tierra de Soria, pero también aragoneses y navarros, desde el cerro del Mirón hasta el del Castillo, llegando hasta el Duero. En 1136 Soria pasó de manos aragonesas a castellanas, reinando Alfonso VII, hijastro del anterior. La ciudad creció rápidamente durante el reinado de Alfonso VIII, a quien los nobles sorianos protegieron en su niñez y junto al que lucharon en la batalla de las Navas de Tolosa.
En el siglo XIII el censo de Alfonso X refleja la existencia de 35 parroquias o collaciones en las que viven 777 vecinos. En 1256 Alfonso X, como hiciera con otras poblaciones el año anterior y en ese año, impone a Soria el Fuero Real, y será a partir de 1274 cuando resulta concebible la redacción del Fuero Extenso de Soria por algún experto derecho, conocedor también del régimen privilegiado de frontera del que hacía uso e invocación el concejo soriano.
Alfonso X constituirá el Honrado Concejo de la Mesta, actividad que moverá la economía soriana los siglos siguientes. Su sucesor, Sancho IV, construirá a finales del siglo el recinto amurallado, 4.100 metros de fortificación. Será nuevamente tierra de frontera durante mucho tiempo, con los de Navarra y Aragón ahora.
Algunos acontecimientos destacan en el S. XIV como el asesinato y posterior venganza del rey Alfonso XI del merino mayor Garcilaso de la Vega, la entrega de la ciudad a Beltrán Du Guesclin por parte de Enrique II y la posterior sublevación de los vecinos, la creación oficial de los 12 Linajes de Soria o la celebración de las Cortes nacionales en 1.380.
El siglo XV no destaca en demasiados hechos exceptuando la expulsión de los judíos, lo que trajo pérdida de población y de creación de riqueza.
Los siglos XVI, XVII y XVIII traen para Soria la pérdida de importancia política, siendo la lana el principal factor de desarrollo de la ciudad.

Castillo de la Mota
Mostrar más
Copyright: Castillosdisanti.com
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now