Castillo de Arteaga

No hay casi noticias históricas del territorio vascón a partir del hundimiento del Imperio romano y la invasión de los pueblos germánicos.
El hecho es que de ser un área aislada dentro de un gran imperio, los vascones pasan a encontrarse en la zona fronteriza entre dos belicosos vecinos. Los reinos franco y visigodo. Esta zona se convierte en un territorio de alto valor estratégico deseado por ambos contendientes.
El accidentado territorio vasco es ideal para el bandidaje y la guerrilla, por lo que es posible que los vascos sobrevivieran a pesar de sus opresivos vecinos.
La caída del Imperio romano dio paso a los asentamientos y posteriores reinos visigodo y franco y a la implantación en Francia del Ducado de Vasconia.
En el siglo VIII, tras la invasión musulmana proveniente del sur, solamente la cornisa norte quedó fuera de su alcance debido a su difícil orografía y poco interés para los conquistadores, a pesar de haberla sometido (Asturias y Cantabria). Poco se sabe de las zonas costeras y occidentales actualmente vascas durante esta época.
Los musulmanes llegaron casi de inmediato a la entrada en la península, en 714 y ese mismo año Pamplona capituló por acuerdo con las fuerzas atacantes. Los musulmanes controlaron de ese modo el paso de los Pirineos, del cual se valieron para lanzar expediciones militares a través de los Pirineos.
En el País Vasco, más frecuentes que los grandes castillos son las torres fortificadas, con su encantadora y pintoresca simplicidad, como la potente Torre de Mendoza, la Torre de Orgaz y del Condestable, ambas en Fontecha o el precioso castillo de los Varona en Villanañe.

Castillo de Arteaga
Castillo de Butrón
Torre de Martiatu
Torre de Orixando
Torre de Zubiete
Torre de Ayala
Torre de Murga
Castillo de Ocio
Alava
Castillo de Portilla
Torre de Mendoza
Palacio de los Varona
Torre de Nograro
Torre del Condestable
Torre de Orgaz
Mostrar más
Copyright: Castillosdisanti.com
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now